Emmanuel Macron ha logrado tres victorias indiscutibles que lo inscriben entre los principales pilares de la Comunidad Económica Europea. La primera, no obstante, haber borrado del mapa a las fracciones partidista tradicionales francesas a partir de una candidatura especial, independiente de los partidos, es contundente.
De entrada, ha logrado la mayoría absoluta en la asamblea nacional, la de los diputados, y el control del Senado, a la manera de un partido único que no se veía desde los republicanos derechistas y desde el gaullismo histórico, desde que por el lado de los primeros, Valery Giscard d’Estaing logró implantar el impuesto al valor agregado.
Y desde el lado del PFCRN, el general de Gaulle, valiéndose de la carta en blanco que le había ofrecido el sistema francés en su residencia de retiro de Colombey-les deux-eglises, retornó al poder con la condición de anular el sistema partidista y establecer el sistema de la segunda vuelta electoral, con miras a eternizar sus posiciones.
No es poco decir. Tanto las iniciativas fiscales de Giscard como las políticas gaullistas del intrépido general, fueron a partir de la década de 1960 copiadas por todos los sistemas políticos del mundo occidental. Casi no hay país en la actualidad que no haya asumido esas dos fórmulas, fiscales y políticas, para darle permanencia a sus regímenes.

Reforma política que privilegie
a ciudadanos y no a políticos

Una segunda victoria ante la sociedad ha sido el anuncio, hace una semana, de emprender una reforma política que, en principio reduciría en un tercio el número de legisladores y suprimir la Corte de Justicia de la República, el órgano habilitado para juzgar a los miembros del gobierno por el ejercicio de sus funciones, para que estos rindan cuentas ante tribunales ordinarios como el resto de los ciudadanos.
La tercera, que no contento con haber tocado esa diana, Macron, un imberbe recién llegado al poder en el Elíseo, se acaba de apuntar un hit en el terreno internacional que tendrá repercusiones inmediatas para la unidad europea, como poder de contrapeso al imperio estadunidense.
Declaró Macron que Francia no reconocerá jamás a una España dividida ni seccionada. Que solo mantendrán relaciones de intercambio y posiciones comunes si se frena la independencia de Cataluña y vuelve a tratarse con la monarquía parlamentaria en pleno. Adiós a las amenazas de Jordi Pujol y sus seguidores.
La ilusión histórica de los catalanes por ser más europeos que los españoles acabó como el sueño de una noche de verano, pues tendrán que seguir cargando sobre sus espaldas el viejo retintín: aquel que dice que Europa acaba en Los Pirineos. De ahí para abajo, puede muy bien ser África. Un revés inesperado, igualmente bochornoso.

Europa rechaza a los bravucones,
así como a todo populismo

La puntada declarativa del novel Emanuel Macron tiene serias repercusiones para apoyar el mantenimiento en el poder del grupo demócrata cristiano de Angela Merkel en Alemania, así como un refreno a los populistas de derecha imitadores de Trump en Irlanda, Escocia y países nórdicos, por decir lo menos. Todos ellos, vencidos en recientes contiendas.
Europa manda un claro mensaje al mundo: rechaza a los bravucones impertinentes, así como a todo populismo engañoso de posturas extremas. Refrenda su confianza en la paz del bienestar, sin sobresaltos. Al menos los próximos años su voto será para
los políticamente correctos, los que
no se arriesguen hacia lo desconocido, sin bases comprobables.
Cosas de la Europa tradicional que, por más que se disfrace de social demócrata, no pasa de ser un macizo continental que apuesta por las posiciones conservadoras, hoy definidas por la hegemonía de la casa Rothschild, los eternos judíos del inmovilismo en su provecho.

China, en el mercado de valores;
deuda de EU, 60 billones de dólares

Por otro lado, está por demás decir que el ingreso de los valores monetarios de China al rejuego accionario occidental de Morgan Stanley, y el peso que la mayor economía del mundo tendrá en los indicadores bursátiles de Occidente, son una seria advertencia de los orientales al mundo unipolar de los estadunidenses.
China incursiona con pie firme en el mercado de valores, y gana los aplausos de los ofendidos europeos que tuvieron que tragar sapos sin hacer gestos frente a las amenazas públicas de Trump a la OTAN, a la ONU y a la misma Comunidad Económica Europea exigiendo que, primero liquidaran sus deudas antes de abrir la boca para callar al enfermo anaranjado. Como si la deuda externa gringa de 60 billones de dólares fuera un morlaco intercambiable.
La decisión de China abre, junto con las avanzadas francesas, alemanas y rusas, una nueva era diplomática mundial. En unos cuantos días hemos transitado del gran garrote, del policía mundial, del pensamiento monocorde, del espantajo de la Guerra Fría, a una nueva composición del poder.

EU tendrá que pagar haber puesto en el poder a un badulaque

Una forma política internacional inédita, donde la prevalencia de una sola potencia pasará aceite, frente a los avances tecnológicos, comerciales y tecnológicos de Rusia, Oriente y Occidente europeo, haciendo un contrapeso fenomenal a los caprichos de un solo hombre, sentado en la Casa Blanca.
Es la primera vez que este contrapeso ideológico se presenta en serio, desde finales de la Segunda Guerra Mundial. El mundo ya no es monocorde, ni obedece al factor unipolar. De hoy en adelante, las amenazas financieras y el terrorismo gabacho de las invasiones preventivas tendrán que pasar por otro tamiz.
El burro tocó la flauta. Los improperios del magnate anaranjado lograron el despropósito que siempre temieron los dueños de la economía gabacha. Hoy tendrán que pagar haber puesto en el poder a un badulaque que se ha echado al mundo encima, recriminando sus procederes y respondiendo a sus ataques y ocurrencias de twitero.

Las leyes nativas no se respetan en las grandes ligas del dinero

Los manejadores de la Bolsa de Valores mexicana, confiada por el atracomulquismo a cordobistas-salinistas-zedillistas, tendrán que robar con tiento para insuflar financieramente los desfalcos de sus favoritos. Después de hoy ya no será tan fácil, aunque las legislaciones peñistas bursátiles y mercantiles les hayan confiado nuestros ahorros. Esas leyes nativas no se respetan en las grandes ligas del dinero.
Y no es que Macron, Merkel, Putin, los chinos y japoneses sean unas chuchas cuereras ni genios políticos. Si se lo hubieran propuesto no lo lograrían, pues las ambiciones de los grupos internos y sus compromisos con los gigantes económicos y financieros del gabacho se hubieran entrometido. Es simplemente un reacomodo espectacular que se ha dado, por encima de todas las teorías en boga.

Recursos del Chapo Guzmán en el escándalo de Jordi Pujol

No es menos importante apuntar en este juego del paralelogramo de fuerzas, que los 40 mil millones de euros que el Chapo Guzmán entregó, en nombre de sus patrones yanquis a Jordi Pujol en Cancún para ser lavados en Europa y financiar grupos delincuenciales…
… que burlaron las aduanas marítimas y terrestres europeas‎ a placer, ya no podrán servirle al catalán para amenazar al aparato judicial madrileño para espantarlo con el petate del muerto de que, si lo enjuiciaban por lavado de dinero, se separaban Barcelona y sus alrededores del reino español. El separatismo jugó siempre en favor del criminal catalán… ahora será más difícil.
Hasta Carles Puidgemont, el presidente de la Generalitat que sustituyó al paniaguado Artur Mas, empleado de Pujol, le ha bajado el gas, amenazando veladamente a los impulsores del referéndum del primero de octubre sobre la imposibilidad de blindarles su seguridad personal. El capital, decía Marx, es un animal miedoso… siempre lo comprobamos.

El canciller y su cacharpo EPN, al margen de las jugadas planetarias

La serpiente no se muerde la cola. El mundo ya no está para bravucones ignorantes, ni para los que se tienden a sus pies como petates de Temoaya, cual ha sido la actitud de los patéticos toluquitas. Luis Videgaray, el aprendiz, y su cacharpo Peñita están al margen del nuevo marco internacional. Y es que en el mundo moderno no tienen cabida los rateros, badulaques, paletos y deslenguados. ¿Usted qué haría?, pregunta el analfabeta funcional de Los Pinos, a quien acaban de pinchar con un strike de nudos.

Índice Flamígero: erróneamente, el escribidor atribuyó ayer a don Miguel Ramírez un texto en realidad enviado por don Rubén Mújica Vélez, a quien presento mi disculpa. El texto es el siguiente: Hace unos días, Miguel Ángel Oso…rio Chong farfulló que “las transformaciones nos van a servir para el hoy y para el mañana. Fue necesario dejar de escuchar cada año más y más cifras de pobreza. La estrategia de esta administración no es de corto plazo.” Y sobre tal es que don Miguel Ramírez escribe desde Torreón, Coahuila: “Enredadito el secretario de Gobernación. Si las transformaciones van a servir para hoy, quiere decir que la ‘estrategia’ busca efectos inmediatos. ‘Dejar de escuchar cada año más y más cifras de pobreza’ revela a un gobierno que no le importa el sufrimiento actual del pueblo. La intención –según Osorio Chong– de implementar una ‘estrategia’ que no es de corto plazo (¿por qué los políticos intentarán afirmar negando?) le recuerdo que un economista Jonh Maynard Keynes señaló: “A largo plazo todos estaremos muertos”. Ojalá Osorio Chong desenrede esta madeja a la que no se le encuentra, lógicamente, la punta.” Les reitero las disculpas a don Rubén y, por supuesto, a don Miguel.

www.indicepolitico.com
[email protected]
@pacorodriguez

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorInicia Videgaray reuniones para renegociación de TLCAN
Artículo siguienteUna economía de ficción
Columnista político desde 1977. Comentarista radiofónico y de televisión. Publica su columna “Índice político” en 47 medios de comunicación de la República mexicana y tres de Estados Unidos. Apunta con el Índice, pero también propone.