Lo prometido es deuda, y luego de un par de posadas, ponche con harta caña y tejocote y varias horas de desvelo por seguir jugando, aquí nuestra segunda y última parte de los títulos que hicieron de 2019 un año ubergamer:

5. Call of duty: Modern warfare. Justo cuando pensábamos que esta franquicia de disparos ya no tenía nada que ofrecer, nos regalaron la cuarta parte de Modern warfare, una de sus sagas más queridas que imagina como sería una guerra a gran escala en la época contemporánea. Divertido, lleno de acción y con un multijugador robusto, el más reciente COD bien podría ser un filme de Michael Bay, pero sin la basura que a veces realiza Michael Bay.

4. Luigi’s mansion 3. Nintendo realizó una carta de amor a Luigi con una historia donde debe rescatar a su hermano Mario y sus demás amigos del reino Champiñón de un hotel embrujado. Si a esto le añadimos que el juego puede compartirse con otro jugador gracias a la aparición de la versión ectoplásmica del bigotón de gorra verde, lo que tenemos como resultado son horas y horas de gran entretenimiento.

3. Star wars: Jedi fallen order. Electronic Arts pasó un año difícil, pero se recuperó con este título al que le teníamos poca fe y resultó toda una sorpresa. Con una historia que forma parte del canon de La guerra de las galaxias, tomamos el papel de Cal Kestis, un joven padawan que tiene la misión de restaurar a la desaparecida orden jedi tras los eventos del filme La venganza de los sith. Si bien retoma muchos elementos de sagas como Castlevania, Uncharted, Tomb Raider y Dark souls, este juego sabe brillar por sí solo, incluso por encima de la nueva trilogía del universo de George Lucas.

2. Sekiro: Shadows die twice. De la mano de FromSotfware y Activision, tenemos un título del que los gamers han hablado y continuarán hablando por un rato. Ubicado en el Japón del siglo XVI, controlamos al Lobo, un shinobi que planea vengarse de un grupo de enemigos que secuestró a su maestro. Si jugaste Dark souls o Bloodborne, sabes que los títulos de From Software son huesos duros de roer y este no es la excepción. Así que prepara una caja de pañuelos, porque seguro llorarás con este juego difícil, pero brillante.

Y en el número 1 tenemos un empate con:

1. Resident evil 2. Capcom pasa por un momento brillante que resplandece aún más con este remake del clásico de 1998. RE2 retoma la premisa del original sobre una infestación zombi en una ciudad estadunidense donde un policía novato y una joven estudiante deben resolver quién causó tal alboroto. Si bien es un juego corto para los estándares actuales, el terror se eleva a la décima potencia cuando te ves rodeado de muertos vivientes o perseguido por el infame Mr X.

1. Death stranding. En una industria llena de secuelas, battle royales y microtransacciones, es grato tener juegos que buscan ser innovadores, y el título de Hideo Kojima es, simplemente, fenomenal. Aquí tomamos el papel de Sam Porter, un repartidor que, en un futuro distópico, debe realizar entregas por todo lo que queda de Estados Unidos, para reconectar a una sociedad resquebrajada. Con mucha ciencia ficción, una historia compleja y muchas misiones que cumplir, este simulador de Estafeta puede alejar a muchos, pero los que lo jugamos le hemos reconocido como un juego único que, efectivamente, es el mejor de este año.

¿Están de acuerdo con esta lista? ¿Qué títulos nos faltaron? La próxima semana haremos un recuento sobre Star wars. Por lo pronto, feliz Navidad.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios