Yo no sé a qué mala sombra de Palacio Nacional se le habrá ocurrido inocular en la cabeza del caudillo de Tepetitán un virus tal vez más maligno que el Covid-19: la nueva obsesión por ser el líder internacional de la pobreza, en una nueva versión de los abandonados contra la maldita “ciencia neoliberal”, como le llaman en la cuarta decepción.

Porque ahora resulta que de ahí partirá la nueva estrategia de escurrir el bulto. Nos esperan a los mexicanos los espectáculos del periplo mundial donde se aventarán los cuetes en búsqueda del tan anhelado reconocimiento universal por haber sepultado bajo toneladas de saliva e improperios al neoliberalismo culpable de todas las tragedias. ¡Hágame usted el refabrón cavor! Para empezar, visitas de Estado a Trump y a Xi Jinping, para poner en medio de la crisis internacional la figura desgarbada e ignorante del mandarín olmeca. En el primer caso, para fortalecer, según él, la cruzada reeleccionista del anaranjado. En el segundo atrevimiento, para agradecer a los chinos habernos vendido a lo triple los adminículos sanitarios que ya eran nuestros… y los dejamos ir.

Largos meses de ridículos para perder el tiempo, mientras llega la ocasión de placearse en todos los templetes de provincia apoyando las campañas de los candidatos de Morena a las diputaciones, delegaciones y gubernaturas, que es lo suyo, sin saber que muchos de los ungidos ruegan a Dios no contar con ese fardo. Suplican que ya los ignore.

Encuestas: en caída libre nadie puede repuntar; Gallup dixit Y es que ya no alcanzan las giras a provincia para abandonar las obligaciones, hace falta que el justiciero visite los andurriales del universo para alcanzar una presea, la que resulte, como candidato al Premio Nobel de la Paz, secretario general de la ONU, o de perdida, líder mundial del tercermundismo desfasado en el regazo de la humanidad agradecida. En su cabeza, como en un jarrito, todo cabe, sabiéndolo acomodar.

Encarrerado ya anda, merced a una encuesta patito publicada por el grupo carlista Slim-Salinas (Slimnas) en El Financiero que, parece mentira, le concede un rebote de ¡ocho puntos en las preferencias!, algo que se antoja falaz, pues hasta George Gallup, el inventor de ese jueguito, advirtió a tiempo que en caída libre nadie puede repuntar.

Pero así lo traen. Falta ver las facturas.

El caudillo repite la aventura fallida de Luis Echeverría Álvarez El último que se atrevió a esa cruzada fantasiosa fue Luis Echeverría, pero él lo hizo por dos vías: ensanchar el aparato burocrático para colmar de bendiciones presupuestales a sus fans, y echar a andar la maquinita de hacer dinero, hasta causar la primera pavorosa inflación.

(Muchos tuvimos que preguntarle en aquel momento político a los asilados chilenos de Augusto Pinochet, y a los perseguidos por el mariscal brasileño, el golpista Castelo Branco, qué era la inflación, porque aquí no se conocía, ni entre los estudiantes y profesores de economía. Y así nos fue).

Además, el lenguaraz Echeverría tenía el apoyo de civiles y armados para intentarlo, sin la amenaza que pende como espada de Damocles sobre la cabeza del titán de Tepetitán, quien no tiene ese respaldo por ningún lado que se le vea. Y cada vez se habla más en voz alta de la desazón que hay en el círculo íntimo, que ya no sabe cómo deshacerse de él.

No es igual a los demás porque no puede, no porque no quiera Pero como el grupito de voraces neoliberales de las empresas favorecidas con las mentadas y nunca aterrizadas mil 600 obras de infraestructura nacional tiene que agradecer de algún modo, lo hace manejando artificialmente los índices de la bolsa, las promesas de las obras faraónicas del sureste –inviables desde ya– las mentiras sobre el aplanamiento de la pandemia, y los niveles de aplauso ciudadano a una gestión fracasada.

Afortunadamente, en los tiempos que corren, el Paladín no tiene el dinero, ni el apoyo burocrático y militar para sus andanzas de mártir humanitario. Menos tiene la autorización para echar a andar al socaire la maquinita de billetes, ni los créditos del FMI, sujetos a nuevos intereses que no comulgan con Dos Bocas, Transístmico, Tren Maya ni Santa Lucía.

Si no fuera así, ya estaríamos en esas rondas. Ya le hubiera echado el guante a todo, porque no tiene llenadera. Se comprueba que no es igual a los demás porque no puede, no porque no quiera. La corrupción y la permisividad inundan todos los rincones de la administración de fantoches y de buitres carroñeros.

Gobiernito fracasado sin sustento político, económico ni social Pero en su cabeza, él debe ahora ser el líder que la humanidad esperaba. El libelo que le redactaron para iniciar la estampida, un folletín matoncito muy pasado de moda, con tufo populista y demagógico, es un pasquín difamatorio y escurridizo que denuesta por igual a todos los gobernantes. A los que él no entiende.

Defiende las posturas de un gobiernito fracasado sin sustento político, económico ni social. Para su desgracia, los muertos anteriores a la pandemia superan con mucho a los que puedan ser enterrados por la presente plaga sanitaria. Otra vez se le fueron las cabras al monte.

A ningún sujeto en sus cabales se le puede ocurrir firmar un decretito que inaugura los periplos internacionales, echándole la culpa de las desgracias mexicanas al coronavirus y no a su farragosa gestión. Así como a nadie se le puede ocurrir en unos párrafos lastimosos prometer que va a conseguir remediar las estructuras de los organismos internacionales para que se vuelquen en apoyos del discurso antineoliberal.

Perdió la oportunidad de participar en la recomposición mundial Coincide la algazara con la muerte de Robert May, el padre de la teoría del caos‎. Recordó a Confucio cuando dijo: “en un país que reina el orden, es una vergüenza ser hombre pobre y común. Cuando en un país reina el caos, es una vergüenza ser rico y funcionario”. Nada más, pero nada menos, decía Azorín.

En México, la polarización, el desorden, el encono, el enfrentamiento y la creciente secesión en las entidades federativas con gobiernos conscientes hacen que el caudillo de Tepetitán sea visto solo como presidente del boato de Palacio, ya no como presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Y él cree que los estadunidenses y los chinos no lo saben.

‎Cuando el caudillo tuvo la oportunidad de participar en las grandes ligas de la recomposición del mundo, aliándose con las potencias emergentes en contra de los caprichos de Trump y de sus guerras arancelarias contra China, dejó colgados de la brocha a todos, empezando por Xi Jinping, Vladimir Putin y Larry Fink, el mero mero de BlackRock.

Ahora que lo va a hacer, solo conseguirá que se rían mordazmente, sangrientamente, con justa razón, de sus nuevos exabruptos. Otra vez vamos a seguir siendo la comidilla del día en todos los ambientes diplomáticos, amén de entre los gobiernos serios que sí han logrado aplanar la pandemia.

Bajarles el gas a estas faramallas. No estamos para esos trotes Con la representación infame de un país destrozado por sus desvaríos, ¿a quién ‎se le puede ocurrir ponerse en medio de las patadas en el trasero al dólar, desechándolo como moneda de cambio?, ¿a quién se le puede ocurrir ponerse atrás de Trump para exigir su reelección, después del circo que ha montado el anaranjado contra los intentos serios por sobrevivir? Ya hay que bajarles el gas a esas faramallas. El país no está para esos trotes. Ni creemos en un liderazgo internacional de caricatura. El caudillo anda rozando los 40 puntos de aprobación, aunque sus fanáticos y favoritos crean otras cosas, se enganchen en otras fantasías, vivan engañados por tanta saliva tropical.

¿No cree usted? Índice Flamígero: Apenas el 20 de abril, AMLO informó que Estados Unidos y China podrían ser los dos primeros países que visite como mandatario de México, luego de que en los primeros meses de su gobierno no realizó ninguna gira internacional. Desde la “mañanera”, indicó que en junio o julio podría viajar a EU para reunirse con su homólogo Donald Trump en el marco de la posible entrada en vigor del acuerdo comercial T-MEC. + + + Y en la “mañanera” del jueves el presidente parecía no tener tema. Como disco rayado vuelve a exponer sus medidas para reactivar la economía destacando la entrega de créditos familiares y para quienes han cumplido con el IMSS al mantener a sus empleados, vuelve a defender su estrategia económica, vuelve a decir que a través de las obra pública apoyará al empleo (Tren Maya, Santa Lucía, Dos Bocas, etc.

), vuelve a denunciar a las empresas que en diciembre utilizaron el outsourcing para despedir a miles de trabajadores, vuelve a defender a los empresarios reconociendo que se necesitan para salir adelante, aunque después los critica, vuelve a decir que su extitular de la SHCP Carlos Urzúa le presentó un PND enfocado a la política neoliberal, vuelve a decir que en comparación con el periodo neoliberal su gobierno está invirtiendo en petróleo para producir gasolina, vuelve a asegurar que no ha incrementado la violencia de género ante la cuarentena comparando el cuidado de la mujer con el de los pobres. En temas de coronavirus, aceptó que hay más estados que se suman a la lista de aumento en contagios y deja entrever mayores restricciones para que se inicie el 17 de mayo. Anuncia que se designará a un funcionario del Gobierno Federal para que opere en los estados donde están aumentando los casos por Covid-19. Finalmente, se sube al ring con el tema de García Luna y cuestionó al expresidente Felipe Calderón sobre si sabía o no de las armas que entraban al país a través del operativo Rápido y Furioso; además, criticó que su mismo partido acusó a Humberto Moreira por lavado de dinero, fraude, etcétera, y antes de salir del poder lo exoneró mediante la PGR.

indicepolitico.com
[email protected]
@IndicePolitico
@pacorodriguez

Comentarios