Las autoridades en Hidalgo tienen temor de activar la alerta de género, pues calculan que la medida implicaría un costo político. De otra forma no se puede explicar por qué la resistencia para echar a andar ese mecanismo que no es otra cosa que un conjunto de acciones gubernamentales para enfrentar y erradicar la violencia feminicida. ¿Qué de malo tiene eso? En Hidalgo las autoridades están empeñadas en sostener que seguimos siendo un paraíso de seguridad y que por tal razón no hay de qué preocuparse. Hace unos días el analista, experto en temas de seguridad, Alejandro Hope, escribió en su columna del periódico El Universal que “Algo se mueve en Hidalgo”. Explicó que el caso de la desaparición y posterior feminicidio de Lorena Tinoco a finales de octubre despertó la indignación de la sociedad, pero también hizo notar que algo huele muy mal en la entidad. Y expuso cifras: en Tizayuca (donde fue encontrado el cuerpo desmembrado de Lorena) la tasa de homicidio es dos veces mayor que el promedio estatal, que es de 11 asesinatos por cada 100 mil habitantes. Tula es otro foco de alerta, pues su tasa de homicidios es tres veces más alta que la estatal. En Hidalgo, escribió Hope, la violencia tiene una peculiaridad alarmante: en 2018, el porcentaje de mujeres entre las víctimas de homicidio fue el mayor en todo el país. A nivel nacional, precisó, una de cada 10 personas asesinadas en 2018 era de sexo femenino. En Hidalgo la proporción fue una de cada seis. Y en Tizayuca, las mujeres representaron la tercera parte de las víctimas. Pero estas cifras no le parecen suficientes al secretario de Gobierno Simón Vargas Aguilar, quien ayer declaró en entrevista que la alerta de género en Hidalgo se activará “cuando sea necesario”, pues actualmente no existe el nivel de conflictividad que señalan los protocolos y el lineamiento. ¿Qué podemos esperar entonces del gobierno estatal? De filón. La resolución de un juez en la entidad, que ordenó a la Secretaría de Movilidad y Transporte (Semot) responder a Uber la razón por la cual no le permite operar, agilizó el proceso de modernización del sector en Hidalgo. Lo anterior pues apenas un par de días después, ayer apareció en el Periódico Oficial del Estado de Hidalgo que en marzo la empresa Sistemas Integrales de Movilidad Hidalgo deberá tener listo un centro de instalación de taxímetros, aplicación móvil de contratación remota (app) con sistema de geolocalización satelital y botón de pánico para brindar el servicio en la entidad. La competencia nos beneficia a todos, ¡y de inmediato!

Comentarios