La amenaza de Trump de retirarse del INF provocó trémulos tanto al interior de EU como del principal afectado: el zar Vlady Putin, quien abordó el ominoso tema en el 15 aniversario del think tank Club de Discusión Valdai el 18 de octubre en Sochi y cuyo moderador de la sesión plenaria fue el internacionalista ruso Fyodor Lukyanov (FL).

Putin dio una versión contrastante sobre la personalidad de Trump quien en su experiencia si suele “escuchar” los argumentos de la contraparte –juzga que Trump “está orientado a nivelar las relaciones ruso-estadunidenses”–, y con quien se reunirá dos veces: brevemente en París el 11 de noviembre por el aniversario 100 de la victoria de la primera Guerra Mundial, y más extensamente el 30 de noviembre, al margen de la Cumbre del G-20 en Buenos Aires –donde Trump invitó a “cenar” al mandarín Xi Jinping–.

Las dos reuniones del presidente ruso con su homólogo estadunidense se escenificarían cinco y 24 días respectivamente después de las cruciales elecciones intermedias del 6 de noviembre que es probable definan el rumbo del alma estadunidense donde, según Putin, “alguien aparentemente decidió que jugar la carta antirusa sería una manera muy conveniente de resolver los problemas políticos domésticos”.

Tanto las elecciones intermedias del 6 de noviembre como la presidencial de 2020 fueron tomadas como parteaguas por el zar Vlady quien considera que el deterioro de la relación con Rusia se debe a la postura bélica de una facción doméstica de EU.

En alusión al retiro de Trump del tratado INF, Putin sentenció que “vivimos en un mundo donde la seguridad depende de la capacidad nuclear. Rusia es una de las máximas potencias nucleares. (…) Estamos mejorando nuestros sistemas de ataque como respuesta a la construcción del sistema de defensa misilístico de EU. Algunos de esos sistemas han sido ya instalados y algunos serán puestos en servicio en los próximos meses”. Se trata del célebre “sistema Avangard” detallado por Andrei Martyanov.

El zar Vlady presume que en ese ámbito han rebasado tanto a “socios como a competidores”, lo cual “es reconocido por los expertos” cuando “nadie tiene un arma hipersónica de alta precisión” y “algunos plantean empezar a probarlo en uno o dos años mientras nosotros tenemos esa arma moderna high tech en servicio”.

El zar Vlady aclaró que “estaba dispuesto a usar las armas que posee Rusia, incluyendo armas de destrucción masiva, para proteger a los ciudadanos y los intereses de Rusia” con la precisa salvedad de que la doctrina nuclear rusa no acredita “un golpe preventivo” ya que su estrategia se basa en el “contrataque recíproco”: “estamos preparados y usaremos armas nucleares solo y cuando sepamos con certeza que algún agresor potencial está atacando Rusia”.

El presidente ruso comentó que “no es ningún secreto revelar que han creado un sistema que es mejorado todo el tiempo necesario: un sistema de radar de alerta temprana de misiles” que “monitorea el globo, advirtiendo sobre el lanzamiento de cualquier misil estratégico en el mar e identificando el área desde donde fue lanzado”.

En segundo lugar, “el sistema rastrea la trayectoria del vuelo de un misil” y en tercer lugar “localiza la zona donde fue arrojada la ojiva nuclear”.

Así que “solo cuando se tenga la certeza –y eso toma solamente algunos segundos para comprender– que Rusia está siendo atacada, lanzaremos un contraataque: un contraataque reciproco”.

Concluye que “cualquier agresor debe saber que las represalias serán inevitables y que será aniquilado (sic). Y nosotros como víctimas de una agresión, como mártires (sic) iremos al paraíso (sic), mientras ellos simplemente perecerán porque no tendrán tiempo siquiera para arrepentirse de sus pecados (sic)”.

Cinco fechas de impacto definirán la teología nuclear del siglo XXI: cuatro en noviembre de 2018 (las intermedias de EU, las dos reuniones de Putin y Trump, y la cena de Trump con el mandarín Xi) y la elección presidencial de EU en 2020.

http://alfredojalife.com
@AlfredoJalifeR_
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Comentarios