En estado de emoción vibrante, cinco cuerpos
danzan, vuelan, colisionan y vuelven al origen
del tiempo. Noche y día, un performance de Luz
Corpórea que aceleró latidos y congeló suspiros un
lunes por la tarde en Ceuni.

Comentarios