Vuela otra garza a la NASA

4790
Vuela otra garza a la NASA

Pachuca.- Dicen que para los estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) no hay imposibles, eso queda claro en las aspiraciones, hoy prácticamente hechas realidad, de Mitzi Cruz Quijano, quien se suma a su coequipero Jahel Ramos Vite en el Programa internacional de aire y espacio de la NASA.

Con apenas 21 años, la originaria de Tezontepec de Aldama prepara maletas para despegar el 29 de octubre a la estación espacial, donde participará durante cinco días en una estancia académica de ensueño.

Dos universitarios de la UAEH han sido seleccionados para participar en el Programa internacional de aire y espacio

Amante de la vulcanología, el heavy metal y las letras de Edgar Allan Poe, Mitzi no oculta su emoción. Relajada, con el nervio intrínseco y la sonrisa de quien está por cumplir uno de sus más grandes sueños, platicó a Libre por convicción Independiente de Hidalgo sus anhelos, sus motivos y los riesgos del periplo.

“Vi la convocatoria en un curso intersemestral de la universidad, me animé, pregunté, pero no fue la respuesta que esperaba. Después Jahel –su compañero de salón y de viaje– me vinculó, no lo dudé, tenía mucho miedo en ese momento pero dije: va.”
Después de realizar un ensayo, en el que de acuerdo con hipótesis documentales el planeta Marte ya tuvo un periodo de vida, le fue otorgada el 22 de septiembre la beca de la Agencia Espacial Mexicana para participar los primeros días de noviembre en el programa de la NASA.

Con apenas 21 años,
la originaria de Tezontepec de Aldama prepara maletas para despegar el 29 de octubre a la estación espacial, donde participará durante cinco días en una estancia académica

“Me siento preparada, los nervios evidentemente no se van a ir porque es una experiencia nueva. Para mí es arriesgarme a hacer algo diferente, me llena tanto de emoción, todo fue tan rápido con los trámites de la Visa y el pasaporte.”
Alumna del séptimo semestre de la ingeniería en geología ambiental en la UAEH, hace siete años llegó a Pachuca a estudiar la preparatoria con el sueño de trascender y hoy está a punto de romper la barrera de lo imposible.

Mitzi Cruz Quijano practica la danza árabe, toca la batería y le atraen las lecturas de terror, su autor favorito es Howard Phillips Lovecraft. Fanática del café, sensible y rockera a la vez, es admiradora del new age y de Black Sabbath.

Proveniente de una familia de músicos, ama escribir poemas, es novia, hermana de Joatzin, Donaji y Cintli, pero sobre todo, antes que todas sus pasiones, privilegia las lecturas sobre geología.

Ha llorado, también reído y se ha emocionado, y para todo ello tiene dos motivaciones: la familiar y la personal. “Salir del caparazón en el que siempre he estado toda la vida encapsulada y probar algo más allá de lo que ya conozco, eso me motiva mucho, romper el miedo”.

Su aspiración más grande, agrega mientras en la mesa de junto le espera un ameno plato de enchiladas suizas, es fundar el servicio vulcanológico mexicano. “Yo quiero observar volcanes toda la vida, son mi pasión”.

Al finalizar su estancia de cinco días en la NASA, donde participará en conferencias, talleres sobre construcción de robots, convivencias con astronautas y volará en gravedad cero, el siguiente paso es irse de intercambio académico “e inspirar a otros para que vean que hay oportunidades”.

Fue a principios del nuevo siglo, rememoró, cuando el Popocatépetl tuvo una actividad muy fuerte. Desde entonces, a los seis años, tuvo claro que estudiaría vulcanología. “Ahí nace mi pasión por las ciencias naturales y los volcanes.

“Me encantaría decirle a las personas que sí hay oportunidades, cuesta trabajo descubrirlas, pero aprovechar lo que la vida nos da, disfrutarlo y a seguirle. Los límites los ponemos nosotros, pero hay manera de salir adelante”.

Vuela otra garza a la NASA
Con boleto en mano hacia el viaje de sus vidas, Jahel Ramos y Mitzi Cruz extienden el agradecimiento a profesores, a sus familias y, principalmente, a la Sociedad de Astronomía de la UAEH, donde nació la pasión que los mueve… a la NASA.

Comentarios