El Clausura 2018 ha llegado como el mejor de los regalos de Día de Reyes para los adeptos al balompié azteca. Tuvieron que pasar 26 días desde la coronación de Tigres como nuevo monarca de la liga doméstica para que los 18 equipos de primera división volviesen al ataque. Algunos con las veladoras encendidas con miras a la salvación del descenso; otros, con la billetera abierta buscando el título. ¿Qué nos espera en los próximos cinco meses?

América Luxury

Los emplumados se hicieron de los servicios del atacante francés Jérémy Ménez, el bombazo europeo cuya trayectoria vende más que sus estadísticas: el ex del Milán no lleva el balón al fondo de las redes desde hace casi un año. No obstante, el reto de Miguel Herrera será construir un “trabuco” a partir de una nómina envidiable.

Monterrey: la revancha

La derrota en la gran final ante Tigres dejó a la pandilla dolida. Coronarse campeones de Copa estuvo bien, pero los pupilos del Turco buscarán dar un golpe de autoridad en liga con una plantilla feroz que será reforzada por Jonathan Urretaviscaya.
Rayados se ha quedado a un paso en dos ocasiones. La tercera, quizás, será la vencida.

Pumas: por la redención

Los Felinos fueron un rotundo fracaso en 2017. Con la llegada de Matías Alustiza, los comandados por David Patiño se perfilan como los más obligados a dar resultados a la brevedad. De lo contrario, podría terminar de escribirse una de las páginas más oscuras en la historia del club.

Cruz Azul siendo Cruz Azul

¿Qué decir de la Máquina que no se haya dicho ya? La frase “este año es el bueno” bien podría ser el lema institucional de los celestes. Con la llegada de Caixinha y la salida de Christian Giménez, Cruz Azul vuelve a presentar una plantilla aparentemente competitiva liderada por Walter Montoya. Veremos si el extécnico de Santos logra descubrir la fórmula para ahuyentar a los fantasmas que rondan por el campamento cruzazulino.
Las sorpresas potenciales también están presupuestadas. Entre ellas, las campañas de Monarcas, Pueblas y Lobos BUAP, el regreso triunfal del Chaco a Pachuca, el grado de “campeonitis” con el que deberán lidiar Ferretti y compañía, la resolución del tema Chivas-Alanís y el siempre electrizante drama del descenso. Este año pinta para mantenernos al borde del asiento. ¡Prepárense, que las noches mágicas de Liga MX están de vuelta!

Comentarios