Vuelven escolares con sus familias

338
escolares

Ismael López / Agencia Reforma / Managua.-Estudiantes atrincherados desde mayo en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) finalmente pudieron volver a casa.

Luego de ser desalojados por la fuerza por las huestes del presidente Daniel Ortega y obligados a refugiarse en una iglesia cercana al campus, un poco más de 220 escolares se reunieron con sus familiares. Para lograrlo, fueron necesarias 18 horas de enfrentamientos que iniciaron la tarde del viernes.

Tropas de civiles leales a Ortega y fuertemente armados atacaban con balazos a los estudiantes, mientras que ellos defendían sus trincheras con armas caseras, morteros, piedras, palos y bombas molotov. Los enfrentamientos dejaron dos escolares muertos y 12 heridos, algunos de gravedad. Las ráfagas contra la iglesia y la casa rural donde se refugiaban junto a periodistas a ras del piso, fueron interminables.

Finalmente, el nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag y el cardenal Leopoldo Brenes negociaron con el gobierno y evacuaron a los universitarios hacia la catedral metropolitana de Managua, donde los jóvenes se reunieron con sus familiares y fueron recibidos como héroes.

Para dar confianza a los familiares de las víctimas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) creo en Nicaragua el grupo internacional de expertos independientes (GIEI) como el que creó en México para investigar el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Por su parte, la cancillería mexicana condenó el uso de la fuerza letal contra estudiantes y civiles en la UNAN y extendió su solidaridad a las víctimas.

Comentarios