“Hasta que caves un agujero, plantes un árbol, lo riegues y lo hagas sobrevivir, no has hecho nada. Solo estás hablando” A través de la historia, los premios Nobel de la Paz casi siempre han sido solo para los hombres, sin importar la nacionalidad, pero ¿Qué significan? ¿Qué son en realidad? ¿A raíz de qué surgieron? El Premio Nobel por la Paz es uno de los cinco que son otorgados implantados por Alfred Nobel en su testamento.

En dicho documento dejó estipulado de qué forma se otorgarían y cuantos serían entregados, todos ellos tienen un nombre y sus especificaciones, parte de su fortuna la destinaba para beneficio de alguien, dejando en claro que serán otorgados a las personas que durante el año anterior, hubieran prestado a la humanidad los mayores servicios y que su fortuna se dividiría en cinco partes iguales: Uno para las ciencias físicas, otro para la química, la tercera para un descubrimiento en fisiología o medicina, la cuarta para la producción de la mejor obra literaria y la quinta para quien haya laborado más y mejor en la obra de la fraternidad de los pueblos a favor.

En toda la historia de los premios Nobel de la Paz, únicamente les han sido otorgados a 12 mujeres y una de ellas fue esta talentosa mujer que, siendo de color le concedieron ese galardón por haber dedicado su vida a la reforestación de su país: África y también por hacer la promoción de la integración de la mujer. Esa es la razón por la que le dieron el premio Nobel de la Paz, convirtiéndose en la primera mujer de origen africano en recibirlo en 2004, por su contribución al desarrollo sostenible, la democracia y la paz.

Efectivamente, es la primera mujer de color a quien le entregan un premio Nobel de la Paz, siendo, en ese momento, la número doce, ella fue Wangari Muta Maathai, quien nació el primero de abril de 1940 en la localidad Ihithe perteneciente al distrito de Nyeri en la zona alta central de Kenia, cundo ese país era una colonia británica.

Cuando tenía ocho años ingresó a la escuela primaria intermedia en Santa Cecilia, un internado de la Misión Católica Mathira en Nyeri y ahí permaneció cuatro años; lugar donde aprendió el idioma inglés con mucha fluidez, y se convirtió a la religión católica, específicamente se interesó por la Legión de María.

Por encontrarse en el internado se salvó de la sublevación Mau Mau. Para 1956 terminó sus estudios como la primera en su clase, posteriormente ingresó en el Loreto High School de Limuru que era la única escuela preparatoria católica para mujeres en Kenia.

Por medio de la Fundación Joseph P. Kennedy Jr, lo que fue conocido como Kennedy Airlift o Airlift Africa, Maathai fue seleccionada entre trescientos Kenianos en 1960 para estudiar en Estados Unidos (EU) en 1960 y obtuvo una beca para el Mount St. Scholastica College, hoy Benedictine College, en Atchison, Kansas y donde se graduó en Biología, con especialidades en Química y Alemán Después de que obtuviera su Bachelor of Science en 1964, estudió la maestría en Biología en la Universidad de Pittsburgh, financiada por el Instituto Africano-Americano, en ese lugar experimentó por vez primera la restauración medioambiental, cuando los ecologistas de la localidad decidieron limpiar el aire de la ciudad.

En 1966, obtuvo su maestría en Ciencias Biológicas, siendo propuesta para la vacante de asistente investigador de un profesor de Zoología en la universidad de Nairobi. Cuando regresó a Kenia, Maathai se quitó su apellido, por preferir llamarse Wangari Muta; cuando llegó a la universidad le notificaron que el puesto lo habían otorgado a otro profesor, por lo que pensó, que se atribuía a prejuicios de género y tribales. Buscó trabajo durante dos meses hasta que el profesor Reinhold Hofmann de la Universidad de Giessen en Alemania le ofreció trabajo como ayudante de investigación en microanatomía en la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Nairobi.

En 1966 conoció a Mwangi Mathai, también de origen Keniano que estudió en América con quien se casó en mayo de 1969. En 1967 viajó a la Universidad de Giessen en Alemania para estudiar el doctorado, el que realizó ahí y en la Universidad de Múnich y para 1971 se convirtió en la primera mujer de África Oriental en obtener un doctorado, ese en anatomía veterinaria de la Escuela Universitaria de Nairobi, al presentar su tesis sobre el desarrollo y diferenciación de las gónadas bovinas.

En 1976 se convirtió en jefa del Departamento de Anatomía Veterinario y profesora asociada en 1977, primera mujer en obtener esos puestos y durante ese tiempo Maathai promovió campañas en apoyo a la igualdad, de los beneficios de las mujeres que trabajaban en la Universidad, siendo su deseo convertir la asociación del personal académico en sindicato para negociar las prestaciones, no lo obtuvo pero otras de sus peticiones de igualdad se las aceptaron. Fue miembro de la delegación en Nairobi de la Cruz Roja y después la directora en 1973. Miembro también de la Asociación Keniana de Mujeres Universitarias.

Cuando crearon la fundación del Centro Ambiental Liaison en 1974 fue invitada y posteriormente presidenta, aquí se promovía la participación de organizaciones no gubernamentales en el Programa de la ONU para el medio ambiente. Alentó a las mujeres de Kenia para crear invernaderos por medio de la búsqueda de semillas en los bosques y así producir arboles originales otorgándoles un pago invernadero. En 1979 se divorció porque su esposo pensaba que ella “tenía una mentalidad demasiado fuerte para ser mujer” y que no podía controlarla. Fue sentenciada a seis meses por desacato a la autoridad después de su divorcio, pero su abogado la defendió y salió a los tres días. Su exesposo solicito que dejara de usar su apellido, pero ella únicamente le agregó una “a”.

El objetivo de la iniciativa de las Mujeres Nobel es ayudar a fortalecer el trabajo en apoyo de los derechos de las mujeres en todo el mundo.

Mujer de gran temperamento y fuerte de carácter, fue gran activista política y ecologista Keniana que falleció el 25 de septiembre de 2011 de algo que ella nunca imaginó, complicaciones de un cáncer.

“Cuando plantamos árboles, plantamos las semillas de la paz y de la esperanza”
“Creo que la naturaleza une a las culturas del mundo”

Comentarios