impuestos

Si Pachuca y Mineral de la Reforma compitieran por cuál municipio tiene las calles más despedazadas, sin duda habría empate técnico. Baches, zanjas no reparadas y banquetas demolidas representan un grave riesgo en una zona donde de por sí la infraestructura urbana no garantiza una convivencia armónica entre peatones y automovilistas

Comentarios