Hay en México más de 2 mil presidentes municipales soslayados, olvidados diríase en estricto sentido, ninguneados y por encima de cuya autoridad han pasado Andrés Manuel López Obrador y sus colaboradores en una especia de gobierno de facto. Me canso ganso.

Que se sepa, por ejemplo, en el affaire del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ninguno de los alcaldes de los municipios aledaños a la zona del exlago de Texcoco, fue consultado para saber si estaba en contra de la obra. Vaya, incluso el virtual secretario de Comunicaciones y Transportes Javier Jiménez Espriú se atrevió a amenazar a una apoderada legal de los dueños de una mina de tezontle, antes de consultar en el municipio respecto de esa propiedad.

Y, a los presidentes municipales de los pueblos originarios asentados en la zona de Santa Lucía, igual no los convocaron a reunión alguna para saber si los ciudadanos de esas localidades están de acuerdo con la construcción del NAICM en esa zona. Les ha importado un pito.

Sin partidismos en uno y otros puntos geográficos, ni filias y fobias en torno de esa obra que prácticamente ya fue echada a la basura, merced a una consulta ciudadana que el propio coordinador de los diputados federales de Morena Mario Delgado, admitió, fue ilegal y, por ende, no tiene carácter vinculatorio para cancelar la construcción del NAICM en Texcoco –donde no hay lado–, el hecho es que los presidentes municipales han sido despreciados, por usar un eufemismo.

No, no se trata de personalizar pero, en eso de las prioridades de Andrés Manuel López Obrador y la urgencia por cruzarse la banda presidencial –esta vez la de verdad–, se le olvidó que en el pacto federal hay una figura fundamental, basamento de la estructura de gobierno: el municipio libre y soberano.

Y los alcaldes de los 2 mil 458 municipios del país no han sido convocados, no al menos públicamente, para escuchar su opinión acerca de lo que se pretende como la cuarta transformación de México y que pareciera no pasa por el municipio.

Sí, en el Estado de México los presidentes municipales de filiación morenista fueron convocados, pero no necesariamente para aportar ideas respecto del plan sexenal de Andrés Manuel López Obrador ni para opinar acerca de la continuación del tren rápido México-Toluca o la construcción de las dos pistas en la base militar de Santa Lucía. Se les convocó para aleccionarlos, prepararlos para enfrentar a los periodistas, instalarse como bloque unido en apoyo a las políticas públicas de López Obrador y otros etcéteras, mas no en asuntos de impacto nacional.

Pero, bueno, por lo menos los convocaron a una reunión a la que asistió la senadora Delfina Gómez, quien será la súper delegada de López Obrador en el Estado de México, algo así como gobernadora alterna, junto con Alfredo del Mazo Maza, quien se presume ganó la elección de gobernador.

Bueno, pues ocurre que ayer lunes representantes y dirigentes de organizaciones que agrupan a los más de 2 mil 400 presidentes municipales alzaron la mano y convocaron a López Obrador a una reunión el 26 y 27 de este mes, es decir, a un paso de que tome posesión del cargo como presidente de la República.

¿Qué quieren los alcaldes de todos los partidos? Algo sencillo, pero igual de fundamental, que haya diálogo con el presidente electo, que los escuche y tome en cuenta sus inquietudes y propuestas en áreas básicas y fundamentales, como es la seguridad y el presupuesto.

Y es que si Andrés Manuel ya se reunió y continúa reuniéndose con los gobernadores, e incluso los capitanes del dinero en México, los alcaldes le proponen reunirse durante la Conferencia Anual de Municipios 2018, a celebrarse en la Ciudad de México, le decía, el 26 y 27 próximos.

Hay inquietud entre los alcaldes. Incluso el presidente municipal de Tepic, Nayarit, Francisco Javier Castellón Fonseca consideró que la llamada cuarta transformación planteada por López Obrador como objetivo de su gestión es centralista y soslaya la importancia del municipio libre, que es el fundamento del sistema político y federalista, pero corre el riesgo de enfrentar severos problemas sociales, ante la ausencia de recursos federales.

Les preocupa el tema de los dineros. “Rechazamos que se nos quieran bajar las participaciones, porque debe entenderse que nosotros (los presidentes municipales) vemos todos los servicios públicos, desde servicio de agua y hasta recolección de basura”, citó el presidente municipal de Huixquilucan, Enrique Vargas del Villar.

Laura Lynn Fernández Piña, presidente de la Conferencia Nacional de Municipios de México (Conamm), presidenta adjunta de la Federación Nacional de Alcaldes y Municipios de México y alcaldesa de Puerto Morelos, Quintana Roo, dijo que la Conamm, máximo órgano de representación municipal que agrupa a ediles de todos los partidos, cuenta con representantes de más de 2 mil 400 ayuntamientos que existen en la República, invita al próximo presidente de México para que escuche de primera voz los problemas que aquejan a los municipios de toda la geografía nacional.

Reprochó Lynn Fernández que López Obrador se ha reunido con gobernadores, senadores y diputados, pero los alcaldes ni siquiera han sido tomados en cuenta.

Francisco Javier Castellón Fonseca, copresidente de la Conamm, presidente de la AALMAC (Asociación de Autoridades Locales de México AC) y alcalde de Tepic, puntualizó que si no hay recursos suficientes no se podrá reforzar la estructura municipal.

En la conferencia de prensa participaron Fernando Pérez Rodríguez, copresidente de la Conamm, presidente de la Fenamm y alcalde de Tulancingo, Hidalgo; Juan Hugo de la Rosa, presidente municipal de Nezahualcóyotl; Yolanda Tellería Beltrán, presidenta municipal de Pachuca, Hidalgo; así como Sergio Arredondo Olvera, secretario general de la Conamm; Adán Larracilla Márquez y Hermilo Pérez Cabrera, secretarios adjuntos de la Conamm. La pregunta es si López Obrador aceptará reunirse con los alcaldes y escucharlos.

Total, Andrés Manuel ha tomado decisiones fundamentales que impactan a núcleos poblacionales que no ha consultado. Si quiere parecer congruente con su discurso, por lo menos puede tener ese detalle de reunirse con los presidentes municipales y escuchar sus inquietudes, porque al fin y al cabo parece que la premisa “me canso ganso” es su estilo de ¿gobernar? Conste.

[email protected]
www.entresemana.mx
@msanchezlimon

Comentarios