Como era de esperarse, después de la publicación al proyecto de modificación a la Norma Oficial Mexicana 051, relacionada con las especificaciones generales del etiquetado para alimentos y bebidas preenvasados, el viernes 27 del presente mes se oficializó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) dicha modificación, la cual finalmente sustituye los requisitos del etiquetado frontal nutrimental consistente en la declaración de nutrimentos, tales como: A) Contenido energético; B) La cantidad de proteínas; C) La cantidad de hidratos de
carbono o carbohidratos disponibles, indicando la cantidad correspondiente a azúcares; D) La cantidad de grasas o lípidos, especificando la cantidad que corresponda a grasa saturada; E) La cantidad de fibra dietética; F) La cantidad de sodio; G) La cantidad de cualquier otro nutrimento acerca del cual se haga una declaración de propiedades; H) La cantidad de cualquier otro nutrimento que se considere importante, regulado por los ordenamientos jurídicos aplicables, y el etiquetado frontal nutrimental visible en el área frontal de exhibición: Información que será sustituida por elemento gráfico en forma de octágono en color negro que contendrá las advertencias “exceso en calorías / sodio / grasas trans / azucares / grasas saturadas”, en un margen blanco sobre el contorno del octágono, en un fondo de cuadro blanco y con la firma de la Secretaría de Salud, denominados sellos, los cuales eran usados en el sistema de etiquetado frontal.
Así como las leyendas precautorias en la parte frontal del etiquetado y con letras mayúsculas, siempre que la lista de ingredientes incluya edulcorantes: “Contiene edulcorantes, no recomendable en niños”.
Además de lo anterior, cuando el producto preenvasado contenga cafeína adicionada dentro de la lista de ingredientes en cualquier cantidad, se debe incluir como parte del sistema de etiquetado frontal la leyenda precautoria: “Contiene cafeína evitar en niños”.
Dicha normativa define a los edulcorantes como “sustancias diferentes de los monosacáridos y de los disacáridos, que imparten un sabor dulce a los productos”.
Esta modificación a las normas oficiales mexicanas (NOM) tiene como objeto establecer la información comercial y sanitaria que debe contener el etiquetado del producto preenvasado destinado al consumidor final, de fabricación nacional o extranjera, comercializado en territorio nacional, así como determinar las características de dicha información y establecer un sistema de etiquetado frontal, el cual debe advertir de forma clara y veraz sobre el contenido de nutrimentos críticos e ingredientes que representan riesgos para su salud en un consumo excesivo, aplicada a alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados, en aras de una información clara y veras en favor del consumidor sobre el contenido de nutrimentos críticos que representen riesgos para su salud en un consumo excesivo.
Pero lo que tanto preocupaba a la industria respecto de la suspensión de personajes, dibujos, celebridades, regalos, ofertas, juguetes o concursos, ofertas relacionadas con el precio o el contenido, juegos visual-espaciales o anuncios de redes sociales del producto, que fomenten su consumo. La modificación finalmente se adecuo de la siguiente manera: “Los productos preenvasados que ostenten uno o más sellos de advertencia o la leyenda de edulcorantes, no deben: incluir en la etiqueta personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas, elementos interactivos, tales como, juegos visual–espaciales o descargas digitales, que, estando dirigidos a niños, inciten, promuevan o fomenten el consumo, compra o elección de productos con exceso de nutrimentos críticos o con edulcorantes.
De tal suerte que solo aquellos productos de consumo que contengan nutrimentos por arriba de los valores nutrimentales permitidos por la norma sean considerados como factores de riesgo asociados con enfermedades no transmisibles; como: azúcares libres, grasas saturadas, grasas trans y sodio (nutrimentos críticos). O bien, que contengan sustancias diferentes de los monosacáridos y de los disacáridos, que imparten un sabor dulce a los productos (edulcorantes), deberán abstenerse de incluir en su sistema de etiquetado dichas comunicaciones publicitarias.
Por lo que, respecta a la omisión de recomendaciones o respaldos por parte de sociedades o asociaciones profesionales respecto del consumo del producto, fueron superadas positivamente siempre que se cuente con la documentación apropiada que soporte con evidencia científica, objetiva y fehaciente, la evaluación del producto de acuerdo con lo establecido en el artículo 32 de la Ley Federal de Protección al Consumidor.
En conclusión, las modificaciones a la norma de etiquetado ayudaran a mantener mejor informado al consumidor respecto de su ingesta y por lo que hace a los personajes protagonistas de productos como pastelillos y hojuelas de maíz, entre otros plenamente identificados por el consumidor, sobrevivirán siempre que el producto al que se asocia se reformule o cumpla con los estándares normativos.

[email protected]
www.erapi.com.mx
Facebook: Esquivel & Ramos Asociados

Comentarios