No dejó de haber una natural expectación el pasado lunes, cuando se reunieron el gobernador Omar Fayad y su equipo con los 30 diputados locales, encabezados por el presidente de la junta de gobierno del Congreso de Hidalgo, Ricardo Baptista.

En meses anteriores, los dos poderes, Ejecutivo y Legislativo, se habían desenvuelto entre climas de advertible tensión.

La supremacía de morenistas en la cámara, 17 en total, más otros afines, tras abiertas y públicas pugnas con priistas y panistas, echaron para atrás una disposición aprobada por la anterior legislatura, en la que se determinaba que el primer año la junta de gobierno la encabezará el tricolor; el segundo, Acción Nacional, y el tercero y último, Morena.

En los primeros días de septiembre hubo encendidos encuentros entre unos y otros, hasta que al final, con el argumento irrebatible de su mayoría, los afiliados al partido que encabeza Andrés Manuel López Obrador lograron su propósito. Faltaba decidir la composición de las comisiones.

Y, también un tanto confrontadas, las comisiones legislativas relevantes fueron para Morena, aunque en esta ocasión sin llegar a la ácida defensa verbal de posiciones.

Y el lunes conciliaron estrategias a través de pactar por un presupuesto estatal integral, al que solo le faltará un rediseño por parte del gobierno federal.

Fue evidente que hubo disposición por ambas partes: Ejecutivo y Legislativo.

Fayad, en una exposición abierta, declaró que ser de partidos políticos distintos no es impedimento para lograr acuerdos.

A su vez, Baptista fue práctico al mencionar que no siempre hay capacidad de respuesta a todo lo que se demanda, pero se puede construir, y esa es una de las bases que se están sentando.

De acuerdo con la agenda, continuaba algo no menos importante: comparecencias del primer equipo de colaboradores de la administración estatal ante el Congreso. Y se dijo que no se llevarán a cabo en un clima bélico entre diputados y funcionarios.

Se estuvo de acuerdo en que no son adversarios, por lo que tienen una relación respetuosa, coordinación y separación de poderes en la que destaca, como máxima prioridad, el avance del estado. A fin de cuentas, fue lo mejor.

Expresidentes sin pensión

Como lo había anunciado Andrés Manuel López Obrador, ningún funcionario de la administración pública federal podrá ganar más que el Ejecutivo, y, asimismo, se cancelan las pensiones a expresidentes de la República.

El salario del tabasqueño será de 108 mil pesos, ya recortado, y nadie podrá excederlo.

En respuesta, hubo inconformidades de dos exmandatarios: Vicente Fox y Felipe Calderón, quienes formularon señalamientos contra esa disposición, contenida en la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos.

Otros, como Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y Enrique Peña Nieto, aún en funciones, no han externado puntos de vista al respecto.

Relevo en el SPAUAEH

En un clima de respeto institucional, y con miras a continuar como hasta ahora en el respaldo a mentores, el doctor Octavio Castillo Acosta asumió la secretaría general del Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (SPAUAEH).

Relevó a Lidia García Anaya, quien en su gestión se distinguió por llevar a cabo un trabajo permanente en favor de los docentes de la máxima casa de estudios de la entidad.

Lidia García es hoy diputada federal, pero sin perder relación con la universidad a la que ha estado vinculada durante muchos años.

La toma de posesión del nuevo comité fue presidida por el rector Adolfo Pontigo Loyola, quien llamó a la dirigencia a siempre buscar mejores condiciones laborales para quienes ahora representan.

Octavio Castillo y quienes hoy le acompañan en el SPAUAEH fueron electos en el 31 congreso sindical.

El dirigente fungió como secretario del interior durante la gestión de García Anaya. A lo largo de tres décadas ha desempeñado diversos encargos en la UAEH. Conoce así perfectamente la vida interna de la institución en sus acciones operativas, pero al tiempo se identifica plenamente en los objetivos de superación que animan a la planta de mentores en las diferentes áreas en que se desempeñan.

Triunfo del esfuerzo

Lo ocurrido con Alexa Moreno, joven de 24 años originaria de Mexicali, Baja California, bien puede servir de ejemplo para todos aquellos, muchos por desventura, que alguna vez fueron blanco de un despiadado acoso escolar o bullying.

Gimnasta, en una carrera que de hecho inició a los tres años, en últimas competencias, sobre todo en los Juegos Olímpicos de Río, en 2016, fue víctima de crueles comentarios por ser una joven robusta con un metro 45 centímetros de altura.

Parecía no tener una figura ideal para quien se dedica al deporte en estratos superiores. Pero Alexa no se dejó vencer y un justo premio lo alcanzó en el reciente Campeonato Mundial de Gimnasia Artística, celebrado en Qatar.

Fue la primera vez que una gimnasta mexicana subió a un podio, ocupando un merecido tercer lugar, solo superada por una canadiense y una norteamericana.

Su especialidad es el salto de caballo y piso.

Hoy, todos son elogios para Alexa, quien con su calidad y sobre todo su espíritu de salir adelante, dejó superados a sus detractores.

Tiene, en próximas competencias, una agenda complicada, como lo son los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020. Pero la prueba importante ya la superó, con autoestima plena, que seguro le dejará exitosos dividendos.

Comentarios