• Azuza a sus fanáticos vs periodistas
  • ¿A dónde nos llevará esa esquizofrenia?

La frase no tiene desperdicio. Es amenaza clara, directa y agraviante. Nada de que hubo mala interpretación. Así lo quiso decir, y así lo dijo:
“Y si ustedes se pasan, pues ya saben, ¿no? Lo que sucede, ¿no? ¡Pero no soy yo, es la gente…!”
¿Y qué es lo que sucede?, según amenazó López Obrador.

Pues que todo aquel periodista que se atreva a criticarlo, desmentirlo o encararlo será víctima del linchamiento público en las redes sociales. Será ofendido por sus fanáticos. Será insultado por sus fieles. Y ante ello, el presidente de México, en lugar de llamar a la cordura, azuza a sus seguidores para que lo hagan, en nombre de su deformada manera de concebir la libertad de expresión.

¡No soy yo, es la gente!, justifica AMLO los ataques a periodistas críticos o incómodos a él, a su gobierno o a la cuarta transformación. Una vez más, manipula. ¿Por qué? Porque al enderezar la amenaza contra los comunicadores, en la praxis, la está avalando. La está alentando. Y así, dando luz verde a los ataques contra periodistas que no le aplauden, le resulta absolutamente normal ese linchamiento público contra quienes lo cuestionan. Como ocurrió con Jorge Ramos, quien al acorralar a AMLO con datos oficiales, lo orilló a enredarse y a mentir con las cifras sobre la inseguridad en el país. Y como sucede también con tantos periodistas que aún con argumentos y pruebas que exhiben a López Obrador son echados a la hoguera de la plaza pública con el pulgar abajo del emperador.

¡No soy yo, es la gente!, advierte AMLO.

Postura cobarde del presidente, que arenga con lenguaje de fuego a sus fanáticos a atacar a sus críticos, y luego esconde la mano.

Equivale a la canallada del dueño de un perro de ataque que de forma deliberada lo suelta para que agreda y lastime a cualquiera, y cuando es cuestionado, dice cobarde: “Yo no fui, fue el animal”.

En ello ha caído, para desgracia de nuestra democracia, el presidente de México: en azuzar a sus fanáticos para que linchen a sus críticos. Incluso, a los periodistas que en su momento fueron reconocidos por cuestionar a Fox, Calderón y a Peña Nieto, y que ahora que ejercemos el mismo derecho contra AMLO, somos agredidos.

Jamás, desde los 20 años de edad que inicié en el periodismo, había escuchado una arenga pública tan irresponsable por parte de un presidente en contra del periodismo, como lo hizo AMLO el lunes pasado. Todos los presidentes censuraron, sin duda, a su manera, a su estilo. Pero lo que hace el tabasqueño es incitar a agredir a los comunicadores que le son incómodos. Tan detestable la censura priista-panista, como la amenaza directa lopezobradorista.

López Obrador está ejerciendo un juego tan canalla como perverso en contra del periodismo crítico.

Tal vez estará conforme cuando uno de sus fanáticos lastime o mate a uno de los periodistas que lo critican.

Los fanatismos están desatados. Con AMLO y con sus cercanos. Los leemos con sorpresa por sus contenidos desquiciados, lunáticos, en sus respectivas cuentas de Twitter: “La campaña de desinformación de la derecha no descansa. Diario hacen circular noticias falsas. El show de Jorge Ramos de ayer es una estrategia para desgastar a AMLO y descarrilar las conferencias mañaneras. Quieren que las fake news definan nuestra vida”: Rafael Barajas, @fisgonmonero. Se presenta en su cuenta como Monero de @LaJornada y @El_Chamuco, mejor conocido como el Fisgón.

Omite que es director del Instituto de Formación Política de Morena, donde adoctrina e ideologiza a las juventudes morenistas. Sí, un modelo similar al cubano.

“Corazones, ¿no les parece extraño que @Reforma no publicó nada acerca del fracaso de #MéxicoLibre ayer en el parque hundido? ¿Se les habrá pasado?”: Tatiana Clouthier, @tatclouthier. La tía Tatis – como la apodan en redes sociales– intentando dar clases de periodismo, aunque en realidad, la intención canalla es seguir azuzando a los fanáticos para que continúen hostigando al diario.

“El régimen corrupto mantiene el control dlos (sic) medios y tiene a su servicio a la comentocracia. Se ha hecho dlas (sic) redes. Controla grupos criminales y asesinos de uniforme y está detrás del aumento exponencial dla (sic) violencia. Ya se robó la presidencia, quiere ahora tumbar al presidente”: Epigmenio Ibarra, productor de telenovelas y amigo personal de AMLO. Otra vez, insistiendo en la locura del “golpismo” vs AMLO sin bases ni pruebas. Sembrando confusión y odios de forma irresponsable.

Esquizofrenias. Embustes. Delirios. Y todos, con el sello del lopezobradorismo: sin pruebas, bajo improvisaciones.

Una desgracia democrática para el país.

A la amenaza pública de AMLO en contra de periodistas críticos, habrá que sumar las mentiras cada vez más frecuentes que salen de la boca del presidente de México:
Allí está la mentira de que la violencia ha disminuido o se ha controlado, desnudada por Jorge Ramos, cara a cara, frente a López Obrador.

Allí está la mentira de que se creará un instituto “Robin Hood” para devolver al pueblo los bienes enajenados al crimen organizado. Ya existe el SAE, con esa función.

Allí está la mentira de que se van a transparentar los sueldos de los funcionarios públicos. Ese sistema ya existe desde sexenios anteriores.

Allí está la mentira de que la gasolina aumentó por culpa de los dueños de gasolineras. “Los incrementos a las gasolinas no se van a detener, porque dependen del precio que se ha fijado a nivel internacional”, refutó el presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas) Pablo González (SinEmbargoMx-15/Abril/2019).

Allí está la mentira de que la creación de empleos aumentó de enero a marzo “como nunca se ha visto”. Lo desmintió, con cifras el organismo @MexicoComoVamos. De hecho, durante marzo se registró el menor crecimiento desde 2009. (A mayor detalle, consultar su cuenta en Twitter).

Amenazas y mentiras provenientes del presidente de México. Pésimo presagio para el país.

Las preguntas se imponen: ¿A dónde nos llevará esa esquizofrenia?, ¿qué rumbo hay con esa clase de gobierno?, ¿hacia dónde se dirige México?

Twitter @_martinmoreno
Facebook / Martin Moreno

Comentarios