Todo parece indicar que al igual que en 1988 regresaron los frentes electorales para ganarle al Partido Revolucionario Institucional (PRI), aquella vez fue el Frente Democrático Nacional, al cual se sumaban todos los partidos de izquierda y la “ala democrática del PRI” que salía de este partido, encabezados por Cuauhtémoc Cárdenas. Si bien, en aquella época había radicales y moderados, sin embargo, la mayoría pertenecían a una corriente ideológica: izquierda, y solo se diferenciaban por el matiz de su creencia. A 19 años de esto sigue en el poder el PRI y se vuelve a dar otro frente para quitarlo, sin embargo, este no tiene como eje el ideológico, sino lo pragmático.
Esta unión se autodenominó Frente Ciudadano por México (Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática, Movimiento Ciudadano), que dicho sea de paso de ciudadano no tiene nada, pues está conformado por partidos políticos, pero se llama así pues están tan desprestigiados los partidos políticos como la política. Esta alianza ha sido criticada, pues están dos fuerzas ideológicamente antagónicas: izquierda-derecha (PRD-PAN), ambos partidos políticos desde sus principios básicos son ampliamente diferentes, así como en sus objetivos. Por lo mismo uno se pregunta por qué es posible este frente a pesar de la lejanía ideológica y de principios.
En primer lugar, la mayoría de los partidos políticos en el mundo son ahora pragmáticos y solo van por el voto, dejan atrás principios o hasta ideología, hacen lo que sea con tal de lograr más votos y ganar la contienda electoral. En consecuencia, el PRD no tiene ningún resquemor en concretar un frente con un partido de derecha, pero además, hay que recordar que con la separación de Andrés Manuel López Obrador del partido, el PRD estaba en declive, de hecho, hay quienes pensamos que era inminente su muerte político-electoral, por ello, claro que le conviene al PRD la alianza electoral, pues esto lo resucita en el mapa electoral, de lo contrario Movimiento Regeneración Nacional (Morena) lo hubiese enterrado. En el caso del PAN quiere ganar la presidencia de la República, los dirigentes de este partido saben que sin frente no solo el PRI, sino hasta Morena, pueden representar un peligro electoral para el partido, por lo mismo prefieren ir con otros partidos menores que él, pero que le sumarán un voto importante para ganar en elecciones competitivas, como las que ahora se ven en México.
Desventajas, cuando hay un frente es complicado la rendición de cuentas, pero además el partido más fuerte electoralmente es el que se queda con los puestos más importantes, y depende de él el desempeño gubernamental, en este caso la reputación de los otros partidos depende del trabajo de este, pues al final la sociedad evaluará el trabajo del frente o alianza, según sea el caso. En este sentido, el PRD puede perder credibilidad, pues como ha pasado con las alianzas que ha hecho con el PAN, los resultados gubernamentales no han sido positivos. En el caso del PAN, de entrada el frente lo dejan ver como un partido tolerante, negociador y hasta con banderas justas, ya después se dará la opinión respecto a su trabajo como gobierno.
También hay que señalar que al interior de los partidos que conforman el frente (PAN, PRD, MC), pueden generarse divisiones, pues es claro que esta decisión política fue de las cúpulas sin consultar a las bases, por tanto, en el caso del PRD los militantes pueden, como muestra de desacuerdo, votar por Morena, y en el PAN buscar otra opción o abstenerse.
Por último, me pregunto si esta alianza beneficia a México, y la respuesta es contundente: no. La alianza PRD-PAN ya se ha hecho antes para lograr gubernaturas y los resultados no han sido a favor de la sociedad en general, el PAN es el que ha llevado la batuta de estos gobiernos y lo ha hecho a favor de los empresarios; asimismo, hay que recordar el Pacto por México donde estuvieron, entre otros partidos, el PAN y el PRD, y tampoco benefició a los mexicanos en general, pues se legisló, entre otros temas, para permitir la entrada de la empresa privada en la extracción del petróleo, además de reformar laborales a favor del empresario y en contra del trabajo. Por lo mismo, esta unión de partidos no es nueva y su historia no ha dejado saldos positivos, pero además la encabeza el PAN (por ser el partido con mayor fuerza electoral) y hay que recordar que este partido ya fue gobierno a nivel nacional y los resultados no fueron dignos de recordarse: mayor inseguridad, salarios bajos, aumento del narcotráfico, incremento de la migración a Estados Unidos. Así que el flamante frente parece ser más de lo mismo, desafortunadamente.

Comentarios