GUSTAVO ROSALES RODRÍGUEZ
IMSS Hidalgo

Los seres humanos experimentan de manera cotidiana una serie de emociones que son tan variadas como las causas que las originan, ese hecho provoca que la ira sea una de las más comunes, pero en exceso todo es dañino para la salud, por lo que si se ha preguntado,
¿qué pasa cuando se enoja? ¿Qué es lo que produce la molestia? ¿El cuerpo se daña con cada coraje?
En la actualidad, donde todo es más rápido, el estrés es algo que en muchas ocasiones no es posible controlar, ya que cuestiones como las presiones laborales, económicas o familiares se salen de control de quien las padece, por lo que la reacción natural del organismo es la ira. El enojo, como también se le conoce, es una función básica e instintiva en los seres humanos, la cual comprende en reaccionar de manera agresiva a los diferentes estímulos externos que representan una amenaza.
Cuando una persona se enoja no controla correctamente el razonamiento y en la mayoría de los casos las relaciones personales y sociales se ven afectadas de manera importante, sin embargo, los daños a la salud física también son tangibles.

Consecuencias a la salud
por el exceso de ira

Dolores
de cabeza
Cada vez que una persona
se enoja de manera importante, el cerebro
altera su actividad, específicamente en
los lóbulos frontal y
temporal, por ende
se produce dolor

Aumento en la presión sanguínea
Cuando existe un enojo,
la presión arterial aumenta
de manera considerable,
la ira y otras emociones fuertes afectan directamente al corazón y a las arterias, por lo que se generan hormonas como la adrenalina o el cortisol

Dolores
musculares
Al momento de que se produce un enojo, este activa las reacciones químicas del cuerpo, que se pueden manifestar desde dolores en extremidades hasta malestares en espalda,
con una duración incluso
de 24 horas

Malestares estomacales
La acidez digestiva en
los periodos de ira aumenta, por lo que la gastritis, el reflujo y las náuseas producen
una sensación de
ardor en el estómago
y esófago

 

La coordinadora auxiliar
pública del IMSS Elvira
Escobar Beristain
refirió que una de las causas por las cuales también la ira se manifiesta es porque no se está en equilibrio, por lo que se genera una reacción de manera agresiva para con los demás, “se debe buscar el balance correcto en todo lo se que realize con el fin de sentirse bien primero con uno mismo y después buscar estar bien con los demás. El estrés es una de las causas más importantes que originan los llamados corajes, los cuales se pueden manifestar en casos extremos hasta en una parálisis facial, por lo que es recomendable que se realicen actividades en favor del manejo de la ira y así evitar consecuencias importantes”

+ Beneficios

Estas son algunas recomendaciones para controlar de mejor forma la ira y así evitar en lo posible los corajes

  • Piensa antes de hablar
    Tomar unos segundos antes para analizar aquello que se dirá, pues las consecuencias pueden ser catastróficas, respirar profundo, si es necesario se recomienda retirarse del lugar para recuperar la calma y así volver a enfrentar la situación
  • Realiza algún deporte
    La liberación de endorfinas contrarrestará el pensamiento negativo y por lo tanto las conductas agresivas se verán aminoradas
  • Registrar aquellos
    actos o situaciones que produzcan enojo. Esto con la finalidad de conocer de manera más clara lo que puede provocar molestia, eso ayudará a evitar ese tipo de situaciones o en su caso saber cómo reaccionar ante aquello que causa ira
  • Acude a tratamiento
    psicológico. Si se detecta que los enojos son reiterados y que la ira experimentada es cada vez mayor, lo recomendable es acudir al terapeuta para que con base en un tratamiento integral ayude al paciente a controlar las emociones y evitar daños mayores, tanto mental como físicamente

Comentarios