Al secretario de Seguridad Pública de Hidalgo (SSPH) Mauricio Delmar Saavedra lo traicionó ayer su subconsciente. Durante su comparecencia ante diputados locales, y a pregunta expresa, el funcionario sugirió que Lorena, joven pachuqueña que fue hallada sin vida tras desaparecer luego de acudir a un céntrico bar de Pachuca, fue asesinada por andar caminando en la madrugada. Cuando el diputado Jorge Mayorga cuestionó a Delmar sobre el asesinato de la joven Lorena, el funcionario no condenó el hecho, ni explicó si hay alguna sólida línea de investigación para dar con los culpables, sino que respondió arguyendo que la joven salió de dicho sitio en horas que infringen el reglamento municipal. Y después, cayó en un lugar común entre nuestra clase política: empezó a repartir culpas en lugar de aceptar que no está cumpliendo su trabajo. En vez de asumir una postura autocrítica el secretario Delmar quiso irse por las ramas y enfocó sus baterías contra el ayuntamiento capitalino, por no hacer cumplir el reglamento relativo al funcionamiento de bares. ¿Ese es el secretario en el cual depositamos nuestra seguridad en Hidalgo? Con razón cada vez está peor la inseguridad; tenemos a un funcionario más preocupado en ver qué autoridad falló y qué error cometió la víctima, que en buscar a los responsables de un feminicidio (como todo lo apunta) que cimbró a la sociedad pachuqueña. ¡Vaya frivolidad! De filón. Una de las comparencias más esperadas del gabinete del gobierno de Omar Fayad fue la de la secretaria de Finanzas, Jessica Blancas. No obstante, durante la sesión de preguntas y respuestas resulta que Blancas respondió de manera convincente a los legisladores, quienes incluso reconocieron su buen manejo de los dineros de Hidalgo.

Comentarios