Yo no elegí Taiwán

1370
taiwan

ALBERTO CASTAÑEDA

Yo no elegí Taiwán. Cuando inicié mi proceso de movilidad mi propósito era viajar a Estados Unidos o Canadá para estudiar un semestre de mi licenciatura; sin embargo, la primera universidad para la que fui postulado era bastante cara, y la segunda, además de que tardó mucho tiempo en responder, no contaba con vacantes para alumnos extranjeros. Había pasado mucho tiempo ya, y al final la única universidad disponible fue Shih Chien en la ciudad de Taipéi.
Yo no elegí que durante el semestre en el que se suponía que me iría a Taiwán, el proceso de mi visa de Estados Unidos (país en el que debía hacer escala) se retrasara, por lo que me vi en la necesidad de posponer mi movilidad hasta el siguiente periodo escolar.
Yo no elegí que ya estando en el aeropuerto, listo para por fin emprender mi viaje, mi primer vuelo se haya demorado y tuviera que agregar una escala extra a mi itinerario teniendo que pasar un día entero en San Francisco, donde aproveché la oportunidad para tachar el Golden Gate de mi lista de lugares por visitar.
Yo no elegí que el idioma oficial de Taiwán fuera el chino mandarín, aunque la mayoría de los ciudadanos de Taipéi hablan inglés y todos hacían un gran esfuerzo por entenderme y ayudarme en lo que necesitara. Después de tres días de un cansado viaje, había llegado a una ciudad que se mueve gracias a la tecnología y cuyos habitantes, quienes poseen una ideología admirable, se esmeran para progresar cada día más dentro de todos los ámbitos posibles.
Yo no elegí que el personal de mi universidad destino fuera tan atento y preparado. Tanto la orientación que recibimos por parte de ellos, como cada uno de los eventos que organizaron a nuestro beneficio, fueron de excelente calidad. Lo mejor de todo es que su éxito se debe en parte a los alumnos que trabajan como voluntarios en la oficina de relaciones internacionales de Shih Chien. De igual forma, los profesores son muy profesionales y apasionados, es evidente que son expertos en sus respectivas materias y tienen la capacidad de hacer que los alumnos se involucren y se interesen por cada uno de los temas expuestos en clase.
Yo no elegí conocer gente de distintos países dentro y fuera de la universidad, por lo que pude hacer amigos de muchas partes del mundo como Indonesia, Alemania, Polonia, Francia y Rusia. Conversando con ellos llegué a conocer y entender un poco sobre sus costumbres y formas de pensar. De igual forma, yo traté de inculcarles algo de nuestra vasta cultura junto a mis compañeros mexicanos, uno de los cuales se convirtió en uno de mis mejores amigos a pesar de que antes de realizar nuestra movilidad ni siquiera nos conocíamos.
Yo no elegí que los lugares a los que me fue posible viajar fueran tan bellos. Es bien sabido que Taiwán es una isla muy pequeña, pero también es extremadamente segura y cuenta con una gran cantidad de increíbles atractivos turísticos. Las playas, las montañas, los ríos y los edificios son impresionantes, sin olvidar que tiene una de las torres más altas del planeta.
Yo no elegí enamorarme. Después de ver los fuegos artificiales en el Taipéi 101 durante la fiesta de Año Nuevo, una amiga de Perú me llevó a una fiesta al lado del río, donde conocí a una persona originaria de Brasil que sin duda marcó mi estancia en Taipéi. Rápidamente se convirtió en alguien muy importante para mí y aunque desafortunadamente no fue mucho el tiempo que pudimos pasar juntos, me enseñó que el amor llega cuando menos lo esperas.
Yo no elegí darme cuenta de que en realidad no me conocía del todo bien. La movilidad que realicé gracias a la UAEH me permitió descubrir quién soy en verdad y pude fijar de una forma más clara las metas que quiero lograr en la vida, además me percaté de lo importante que es aprender a valerme por mí mismo y ejercer mi derecho a la libertad con responsabilidad.
Es cierto, yo no elegí Taiwán, al contrario. Todo parece indicar que Taiwán me eligió a mí, y yo no puedo estar más agradecido por ello.

Es cierto, yo no elegí Taiwán, al contrario. Todo parece indicar que Taiwán me eligió a mí, y yo no puedo estar más agradecido
por ello”

Rating: 3.4. From 5 votes.
Please wait...

Comentarios