Yo no les creo. ¿Y tú?

570

Aberrante, inadmisible, incólume… ¿Cómo es posible que en una democracia se compren votos para ganar elecciones? En cualquier democracia madura eso es impensable, sin embargo, en nuestro querido y sufrido país pareciera que es de lo más normal y no solo eso, por si no fuera poco, aún hay más hechos vergonzosos, todavía de la forma más mezquina nuestros representantes políticos se jactan de decir:

“Han sido dos hechos presentados, la verdad es que en uno (Tula) lo que encontraron fue algo raquítico, fue más el ruido que lo encontrado; en el caso de la UNTA, es una organización que no está identificada por ningún partido y no la veo trabajando para ningún partido, tiene sus propias estrategias de atención, más bien se tomó como pretexto. La UNTA no tiene nada que ver.”

Esas palabras son las que dijo el gobernador de nuestra entidad Francisco Olvera Ruiz al ser cuestionado acerca de una bodega con despensas preparadas para ser donadas, claro, después de tener la certeza de un voto directo al PRI; situación muy característica y democrática como comúnmente se distingue en los miembros de ese partido político; esas despensas fueron encontradas en la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) en donde, muy amablemente, la directora de esa dependencia Martha López Ríos al observar que se descubrió la estratagema para ganar votos dijo: “A ti te vale madre”.
Una gran muestra del acervo léxico que la directora tiene; no me puedo imaginar a aquellos porfiristas del club denominado Los científicos, liderados por José Yves Limantour, encumbrados en dependencias gubernamentales hablando de ese modo; antes por lo menos existía decoro y elegancia. Y qué decir del gobernador que lejos de dar una solución por ser él un servidor público pareciera que se mofa de los ciudadanos minimizando el problema.
¿Pero, esto es nuevo? La respuesta en un claro ¡no!, durante muchos años desde su creación el Partido de la Revolución Mexicana se ha valido de artimañas para llegar al poder y no abandonarlo. Veamos algunos vericuetos en la historia de ese partido revolucionario y ¿democrático?:
Poder ininterrumpido. El PRI y sus antecesores gobernaron México de manera ininterrumpida durante 70 años y 9 meses, desde el primer candidato que compitió y ganó bajo las siglas del PNR en 1930 Pascual Ortiz Rubio y su primera derrota oficial en el año 2000. Cabe destacar que la forma en que se ganaron todas estas elecciones aun hoy en día deja mucho que desear.
Fieles. Son nueve entidades las que nunca han sido gobernadas por un partido diferente al PRI: Campeche, Coahuila, Colima, Durango, Estado de México, Hidalgo, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz. Siempre con atropellos y regalos como despensas es la forma en que se vale el partido para ganar.
Asesinato de Colosio. Buscó la presidencia de México, pero fue asesinado el 23 de marzo de 1994, antes de poder contender por la silla grande: Luis Donaldo Colosio. Aun hoy en día sigue no del todo esclarecido y convincente qué fue lo que pasó realmente.
#Ley3de3. 21 diputados federales, de los 208 del PRI, han presentado su declaración patrimonial, fiscal y de conflicto de interés, según el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco). ¿Y los demás, qué esperan?
Encarcelamiento a priistas. Tres exgobernadores del PRI han pisado la cárcel por casos relacionados con corrupción: Mario Villanueva, Andrés Granier y recientemente Humberto Moreira. Esos han sido de los que se sabe, quizá en un futuro engrosen las filas unos cuantos más.
Afiliados. El PRI reporta tener 9 millones 991 mil 310 militantes. Incluyendo algunas personas que incluso están difuntas pero del más allá votan por el partido siempre apoyando, claro.
Dictadura perfecta. En 1990 el escritor peruano Mario Vargas Llosa calificó al sistema político mexicano encabezado por el PRI como una “dictadura perfecta”. Y amenaza con resurgir nuevamente.
La mayor multa. En marzo de 2003, el IFE impuso una multa de mil millones de pesos al PRI por un desvío millonario de recursos del sindicato petrolero a la campaña presidencial priista de 2000, de Francisco Labastida Ochoa.
Puebla y Tamaulipas. Según cifras del CIDE, Puebla y Tamaulipas son los estados con más municipios que nunca han tenido un alcalde de un partido distinto al PRI, con 22 y 18 municipios, respectivamente. Seguramente resultado de las despensas regaladas; no, no, perdón, me equivoqué, gracias a elecciones democráticas.
¿Qué nos espera como ciudadanos? Bueno la respuesta estará el 5 de junio en las urnas electorales, espero que lo que esté por venir para Hidalgo y los estados del país donde habrá elecciones sea lo mejor no para los políticos sino para el pueblo.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorEl álbum blanco de Weezer
Artículo siguienteTuzo utópico
Edad: Sin - cuenta. Estatura: Uno sesenta y pico. Sexo: A veces, intenso pero seguro. Profesión: Historiador, divulgador, escritor e investigador que se encontró con la historia o la historia se encontró con él. Egresado de la facultad de filosofía y letras de la UNAM, estudió historia eslava en la Universidad de San Petersburgo, Rusia. Autor del cuento "Juárez sin bronce" ganador a nivel nacional en el bicentenario del natalicio del prócer. A pesar de no ser políglota como Carlos V sabe ruso, francés, inglés y español.